Cuéntanos una historia

Volver al listado.Ver los comentarios.
"2009: El año de Caín, la adopción a un amigo anciano"
Cuando me hice cargo de él a petición de su propietaria, Caín andaba como "robocop" y no era capaz de sostenerse en pie mientras comía. Afortunadamente, en ese momento ya conocía la mejor forma de ayudarle...
imagen
 
Por Esperanza Álvarez Gómez. Acupuntora veterinaria. Colegiada Veterinaria num. 4879

Leishmania, leucemia, inmunodeficiencia, parálisis, ceguera, extremidades amputadas, artrosis, cauda equina, insuficiencia renal, hepática o cardiaca. Estas son algunas enfermedades o lesiones comunes entre los animales que esperan una nueva familia, en perreras, dentro de los cheniles de los albergues o vagando por las calles.
Incrementar el número de miembros de una familia siempre debe ser una decisión meditada, tanto más si se trata de adoptar una mascota geriátrica o con algún tipo de enfermedad crónica. Antes de hacerlo hay que asesorarse ¿qué implica que mi perro tenga leishmania?¿qué es la cauda equina? lo mejor es buscar varias fuentes de información: asociaciones, veterinarios, internet (siempre fuentes fiables), otros propietarios...así podrás formar tu propio criterio.
Es importante hacerse una idea de las implicaciones de la enfermedad/lesión del animal elegido e incluso, ponernos en lo peor ¿estamos preparados psicológica y económicamente para hacer frente al problema? toda la familia debe estar de acuerdo, si no, vendrán las discursiones y probablemente el perro o gato será "devuelto". Si decides adoptar a un pequeño o a un grandullón con más de siete años, no le falles: si te rompe algo, hazte cargo, si se pone enfermo, hazte cargo, por favor, no le falles, porque no hay derecho, a que con quince años, artrosis e insuficiencia cardiaca, anden jugando con su corazón.
 
Si después de mucho pensar te decides a adoptar, adelante, cambiarás su vida. Y la tuya. 
Mi experiencia personal se llama Caín, tiene casi 15 años y es un mestizo de mastín y pastor alemán (y alguna otra cosa). Fue adoptado en una protectora, era hijo de la perra de un pastor, rescatado del golpe en la cabeza que recibieron todos los hermanos anteriores, quedaron Caín y Abel. 

No sé como sería el "hermano bueno", pero me cuesta pensar que pudiera ser mejor que "el malo", ya que el nombre de Caín se convirtió en una ironía al referirse a mi amigo. En cuanto creció, se hizo escudero de la niña pequeña de la casa. Sin que nadie se lo pidiera, la acompañaba en el trayecto desde la casa de su madre a la casa de su padre: nadie se podía acercar a la pequeña sin recibir serias amenazas. Durante 14 años fue el lider de la "manada" de su anterior propietaria, camino a los 15 y con serios problemas de mobilidad, es el lider de mis 5 perros. 
Cuando me hice cargo de él a petición de su propietaria, Caín andaba como "robocop" y no era capaz de sostenerse en pie mientras comía. Padece poliartrosis y compresión en la médula espinal, a distintos niveles, lo que le provoca distintos problemas neurológicos en sus patas. Afortunadamente, en ese momento ya conocía la mejor forma de ayudarle, la medicina veterinaria tradicional china, los antiinflamatorios nunca tuvieron mucho efecto con él. Caín es un caso extremo y han sido necesarias sesiones de acupuntura semanales, fórmulas herbales chinas y comida natural para mantener su calidad de vida.

Poco tiempo después de llegar a casa Caín era capaz de andar durante 20 minutos y salió a pasear diariamente durante meses para celebrarlo. Luego llegó el verano y la cosa empeoró, hubo días que no quiso salir a pasear, pero se recuperó, ya no andaba tanto tiempo, pero quiso volver a salir. Siguieron los meses, un escaloncito más abajo, pero bien.

Un día, Caín no se pudo levantar, no podía ni ponerse en pie, su mirada estaba vacía por el dolor. La acupuntura que le había mantenido más ágil hasta entonces, no funcionaba. Una semana estuvo así. Cuando pensaba que ya no había remedio, su tremenda fuerza de voluntad y ganas de vivir (con un poco de ayuda de las hierbas chinas), volvieron a ponerle en pié.

Han pasado 10 meses desde que llegó a casa, ya no tiene el pelo seco, está suave, sus almohadillas y su nariz ya no están agrietadas, ya no necesita beber cada vez que da tres pasos, ha mejorado su aliento y su olor corporal, ya no está senil, está más despierto que nunca...pero casi no puede andar.

Ahora sólo sale fuera de casa para "hacer sus cosas" y para beber, el resto del tiempo lo pasa tumbadito o sentado. Ya no hay acupuntura para él, es demasiado tarde, cuando paseo a mis otros perros me parece increíble hasta donde llegaba Caín hace poco. La medicina china le ha dado 10 meses más de calidad de vida y ahora, tumbadito, le dará calidad de vida el calor de hogar, mi cariño, el de mi pareja y el de mis perros. Caín juega con mis perros, aún le coge el morro entre sus fauces a Berta, la galga, la hembra lider, ella sólo se lo permite a él, mueve el rabo cada vez que llego a casa y tiene mejor apetito que nunca.

Caín no es uno de mis perros, es un amigo que ha elegido nuestra casa para pasar sus últimos días de forma tranquila y apacible y para disfrutar, lo que su cuerpo le permita, hasta el final. Todos mis animales vienen de la calle o de dueños que no querían o no podían mantenerles en buenas condiciones. Todos los que hayáis adoptado un animal habréis experimentado la mirada de gratitud infinita que sólo son capaces de expresar unos ojos inocentes, los de un niño o los de un animal. Es una mezcla de gratitud y sorpresa, porque antes no sabían que podían recibir tanto cariño y cuidados de las personas. Pero, como los niños, los animales se acostumbran pronto a lo bueno y esa mirada no permanece en el tiempo. Con Caín no ha sido así, recibo esa mirada a diario, varias veces. Él no puede venir tras de mí, como hacen mis otros perros, sólo puede pedirme caricias si estoy a su lado, no hace cabriolas cuando me ve, pero pocas veces me han hecho sentir tan querida, con un amor incondicional y profundo, que no sé donde se termina.

Sé que he hecho algo bueno, algo que tenía que hacerse, algo que tenía que hacer yo. Ahora sólo queda esperar la despedida, seguramente tendré que acompañarle no sólo en sus últimos meses, si no en el último paso, cuando el dolor no le permita más ser feliz. Luego no habrá dolor y él podrá cuidarme como yo le cuido ahora.

Llegó un momento en el que mi amigo necesitó mi ayuda para dar "el gran paso", poco después de cumplir 15 años, era la única cosa que me quedaba por hacer para ayudarle, cuando pasaron semanas sin verle sonreir. Se marchó pronto, no puso resistencia, tenía ganas de abandonar ese cuerpo dolorido y cansado. Al principio de esta historia, pensaba que yo era la que ayudaba a Caín.
Cuando terminó, me dí cuenta de que fue Caín el que vino a ayudarme a mí. Vino a enseñarme hasta donde podía llegar conla medicina china, los logros, los límites, vino a enseñarme el camino hasta la despedida. Casi todos mis pacientes están en una situación similar a la de Caín. Sus compañeros humanos pasan por duros momentos. Caín me enseñó como te sientes al despedirte de un amigo tan querido, alguien a quien has estado íntimamente unido durante toda la vida y, mucho más, al final. Vino a explicarme como os sentís vosotros, para que me diera cuenta de lo importante que es mi trabajo, aunque sea, acompañándoos a vosotros, animales y sus personas, en los últimos momentos.
 
Esperanza Álvarez es Acupuntora veterinaria. Colegiada Veterinaria num. 4879.

http://www.acupunturaenanimales.es

"Escucha nuestra humilde oración, oh Dios
Por nuestros animales, especialmente por los que sufren; por los que son cazados o perdidos o abandonados, o asustados o hambrientos;
Por todos los que deben ser llevados a morir.
Rogamos para ellos toda la misericordia y compasion, manos apacibles y palabras amables.
Háganos, a nosotros mismos, ser buenos amigos para los animales
Y así compartir las bendiciones del misericordioso."
Albert Scheweitzer.

Enviado por: Esperanza Álvarez Gómez. Acupuntora veterinaria. Colegiada veterinaria núm. 4879 el 14/01/2013

Comentarios : Escribe un comentario.
 
Comentario de ChasQuiedA el 23/05/2017
Generic Staxyn Buy Kamagra Gel Suhagra Cipla Zithromax Buy No Prescription Order Kamagra Online Usa Levitra Avec Dapoxetine Avis Cialis Funziona Sildenafil 20mg Cialis Tadalafil Precio Viagra Hombres Mayores Buy Kamagra Online Cialis A Largo Plazo Apres Clomid Fertilite
 
Comentario de María el 08/10/2010
Que bonito. Se me han saltado las lágrimas. Me alegro que haya personas con tan buen corazón, capaces de ayudar a perritos abandonados. Enhorabuena por hacer feliz a Caín.
 
Comentario de francisco el 08/10/2010
Es increible como pudo andar Caín, después de la acupuntura. Me da un poco de pena el final, pero sus últimos años de vida debieron ser muy felices gracias a Esperanza.
 
Comentario de Laura González el 08/10/2010
Preciosa historia. Me ha emocionado desde el principio hasta el final Y que bonito lo que has hecho por él.
 

Comentar esta historia:
Nombre:
Email:
Comentario:
Introduzca el código: